Inicio Resumen Tomo I
20/03/2019
Resumen Tomo I
Al principio de los Tiempos todo eran Tinieblas
Las energías oscuras dominaban el Todo conocido y no había cabida en nuestro mundo para la Conciencia y la Luz. El Reino del Lado Blanco había sucumbido y sus almas santas derrocadas fueron desterradas a un lugar remoto, en lo más alto de una inexpugnable colina del planeta Tierra, rodeada siempre de brumas y del más inefable Amor.
Durante milenios las dimensiones superpuestas que conforman nuestro macrocosmos estuvieron sometidas a las leyes que rigen las dimensiones demoníacas, y los Ángeles Negros que una vez osaron enfrentarse al Absoluto gobernaron los infinitos mundos, llenándolos de grosero gozo, densidad y depravación.
Pero la Luz nunca fue desterrada totalmente. Pequeñas almas sabias y poderosas se mantuvieron firmemente aferradas a sus planos de existencia, dentro de unos cuerpos físicos que siempre estuvieron perseguidos por aquellos que defendían la oscuridad. La Nada que emana del Lado Negro siempre siguió los pasos de esos Avatares Elegidos, que mantuvieron y difundieron los antiguos preceptos sagrados, encendiendo luces cada vez que su Conocimiento tocaba el alma de quien podían entender sus palabras.
Y como la Luz siempre ha brillado más que la noche, y la Vida se mueve en ese perpetuo juego de Ying y Yang, de Luz y de Oscuridad, a medida que los seres fueron despertando, las dimensiones poco a poco elevaron su nivel de conciencia, vibrando a niveles más amorosos y consiguiendo doblegar a las fuerzas del Caos. En nuestro planeta los demonios se replegaron a lo más profundo de un gigantesco mar azulado, y a partir de entonces vivimos en calma, experimentando en nuestras almas el gozo del Amor.